Dirección divina

Sin la dirección de Dios en nuestra vida, es fácil errar en nuestro camino. Los deseos equivocados del corazón, terminan siendo malos guías que nunca conducirán nuestros pasos hacia el cumplimiento del propósito de Dios, para cada uno de nosotros. Es imperante como cristianos e hijos de Dios, que le pidamos DIRECCIÓN DIVINA cada día, más aún en esas decisiones que se salen de lo ordinario. ¿Cómo sabemos que estamos siendo dirigidos por el Señor, en hacer su voluntad? Tómate un momento en silencio con Dios, amado lector y pídele que examine tus deseos personales y las motivaciones del corazón.
Escuchar la dirección divina, inicia en nuestra mente y corazón. La Palabra del Señor, nos insta en “estar quietos”, mientras recibimos esa guía y también somos transformados, mediante la renovación de la mente.

Las Escrituras contienen, oraciones como las que hacía el salmista David, que podemos usar nosotros también, para pedirle a Dios ayuda y enfocarnos en Él. En el salmo 139, leemos a un hombre que anhelaba ardientemente, ser examinado por Dios y estaba listo para que su corazón fuera sondeado y sus pensamientos fuesen probados. Sin alineación divina, nuestra vida es como un vehículo que se sale del camino. Otra forma de escuchar la dirección divina, es preguntar a Jesús, si el pensaría de la misma forma en que nosotros lo hacemos. Es más fácil escuchar a Dios cuando nuestros pensamientos, son alineados con los suyos y no a la inversa. Deja que Dios gobierne tus pensamientos y tu forma de hablar, ya que una lengua sin control, es antónima a la voluntad divina para nosotros. No prestes tu boca para proferir palabras de maldición contra nadie ni contra nada.


Jesús nos enseña que lo que está en el corazón determinará lo que decimos. Ora en éste nuevo día, que Su Palabra nos ayude a pensar diferente y guíe verdaderamente nuestro caminar. Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscríbete a éste blog y recibirás notificación cada vez que suba un nuevo artículo. Deja tu comentario al final del blog. Comparte con otros amigos y familiares, el link de éste mensaje. Abrazo fraterno para todos.

Pr. José Ángel Castilla

Haz que este articulo le llegue a más personas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top