No te detengas

El crecimiento espiritual es intencional. Así como la nutrición de un bebé en sus primeros meses de vida, es clave alimentarlo de leche materna en exclusiva. De la misma manera, daremos fruto de aquello que “consumimos” y esto, se reflejará en nuestras emociones, sentimientos, voluntad y espíritu. Nada más nocivo que caer en el estancamiento y la rutina. Por eso sumergirnos en la Palabra de Dios, nos entregará fuerzas en la debilidad, valor en medio del temor y sabiduría cuando debamos tomar buenas decisiones. Hoy dedico éste articulo a quienes se han sentido en estancamiento. La falta de comunión con Dios es la principal causa de desánimo, fe y monotonía espiritual. El Señor es fuente de aguas vivas y puras, todo el que tenga sed, debe llegar a él para ser saciado.

Cuando comenzamos a beber de “otras fuentes”, nunca sentiremos la plenitud que sólo el Señor nos ofrece. No te detengas en esa búsqueda constante de Dios a solas, en meditación de Su Palabra, en adoración y también en oración. No te dejes hundir en las aguas del negativismo, las dudas, la queja y la mediocridad. No vuelvas a las mismas situaciones y personas que te llevan a “fallarle a Dios”. Avanza en tu camino de la fe y no te quedes estancado en el mismo barro sucio, en donde un día estuviste detenido. Cada vez que eliges pecar, escoges separarte una vez más de Dios. Él es santo, bueno y no hay ninguna maldad en Él, no te detengas en la permisividad y la lapsitud. Toma la determinación de caminar con Dios sin mirar atrás. Dile no a los ofrecimientos del mundo, para no peligrar en tu relación con el Señor.


Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscríbete a éste blog y recibirás notificación cada vez que suba una nueva entrada. Reenvía el enlace de ésta reflexión a tus amigos y familiares. Deja tu comentario al final del blog y feliz fin de semana. Abrazo fraterno para todos.

Pr. José Ángel Castilla

Haz que este articulo le llegue a más personas

2 comentarios en “No te detengas”

  1. Amén.
    El verdadero crecimiento, la verdadera relación solo y solo está en el altar secreto. En ese lugar tan especial donde nos encontramos con el amado, allí cara a cara Él nos enseñará y entregará lo que está destinado para cada uno de nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top