Sometiendo mis emociones

Cada persona gestiona sus emociones de manera diferente, algunos ante las presiones de su diario vivir, se descontrolan, gritan, se frustran, algunos se silencian y otros ni siquiera saben qué hacer. No es pecado validar las emociones y expresarlas con libertad sea que estemos tristes, o sin ánimo. Cualquiera sea lo que pensemos o sintamos, Digamos AL ESPÍRITU SANTO QUE TOME el CONTROL DE LO QUE NOS PASA.
En tus momentos de ansiedad, o cuando te sientas estresado, preocupado o que nada tiene sentido, EL ESPÍRITU SANTO te AYUDARÁ EN EL MOMENTO DE LA DEBILIDAD.
Jesus estando en el huerto de Getsemaní, previo a su arresto y traición por parte de Judas, experimentó EMOCIONES DE MUERTE. Tomó consigo a Pedro, a Jacobo y a Juan, y comenzó a entristecerse y a angustiarse. Y les dijo: «Mi alma está destrozada de tanta tristeza, hasta el punto de la muerte. Quédense aquí y velen conmigo». Marcos 14:34 NTV.


Impresiona e inspira, el momento difícil que afrontó el Señor. Estaba CONMOCIONADO Y ALTERADO la noche larga y oscura, previa a su martirio. Los hechos que se avecinaban, le  causaban PROFUNDA ANGUSTIA y MIEDO A UNA MUERTE FISICA Y PSICOLOGICAMENTE CRUEL. Aquella noche indicaba, el combate espiritual intenso que se estaba librando. SE estaba poniendo A PRUEBA NO SOLO SU VALENTÍA ANTE UN SUPLICIO, sino también la ACEPTACIÓN PLENA Y SUMISIÓN A LA VOLUNTAD DEL PADRE.  LA RAZÓN DE SER DE LA VIDA DE JESUS, ESTABA EN JUEGO. Había llegado la hora decisiva. Jesus sintió SOLEDAD EXTREMA, ABANDONO Y DESOLACION. La medicina nos explica que ante  un estado de estrés muy intenso, la sangre puede salir de los pequeños vasos capilares, y producir micro hemorragias como gotas. El sudor de Jesús mezclado con sangre marca el clímax de aquella noche de gran clamor y lágrimas.


Hoy te invito a entregar tus sentimientos y emociones al control total del Espíritu Santo amado lector. Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscríbete a éste blog y recibirás notificación cada vez que suba un nuevo artículo. Tus comentarios son importantes. Comparte el enlace de éste mensaje con tus amigos y familiares. Abrazo fraterno para todos.

Pr. José Ángel Castilla

Haz que este articulo le llegue a más personas

3 comentarios en “Sometiendo mis emociones”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top