QUE TU SI SEA SI

El hombre verdaderamente bueno, nunca tendrá la necesidad de hacer un juramento; la verdad de sus palabras y la realidad de sus promesas, no necesitan dicha garantía.

Barclay.

Jesús en el sermón del monte, nos entrega una gran lección y es que Dios es parte de cualquier juramento. Si juramos por el cielo, la tierra, la ciudad de Jerusalén o aun por nosotros mismos, juramos por Dios y ese juramento debe ser honrado. Por ello el énfasis del Señor en nuestro hablar debe ser el hacerlo con la verdad, diciendo SI O NO, pero en todo momento evitar JURAR. Hacer un juramento es traicionar la verdad y la fuerza de nuestras palabras. Jurando, demostramos que lo que decimos carece de peso en nuestro carácter, para confirmar lo que sale de nuestros labios. Por eso titulé éste artículo con el nombre: QUE TU SÍ SEA SÍ, porque considero que hoy en día se volvió costumbre en muchas personas normalizar la mentira y la credibilidad y reputación de muchos han quedado en descrédito. Qué bonito y loable, sería que la gente crea en quiénes somos, sin tener que demostrar mucho de nosotros mismos. Que nuestras palabras, actuaciones, forma de ser, muestren y modelen que somos HIJOS DE DIOS.

Los juramentos son permitidos bajo ciertas circunstancias, siempre y cuando no sean violados y utilizados como una cubierta para el engaño. Pero desafortunadamente vemos a hombres de gobierno posesionarse en sus cargos jurando cumplir la constitución política y las leyes a cabalidad, pero públicamente se contradicen con sus actuaciones y palabras, totalmente contrarias a lo que se comprometieron. No debe ser así entre los hijos de Dios. Honra tu palabra y los compromisos que asumes cumplir. Eso dice mucho de tú carácter formado y lo correcto de tu proceder. Sé ejemplo delante de tus hijos, familia y compañeros de trabajo diciendo y haciendo. No prometas lo que sabes que no vas a cumplir. Recuerda que Dios no ha terminado contigo. Suscríbete a éste blog y recibirás notificación cada vez que suba un nuevo artículo. Tus comentarios son importantes. Comparte el enlace de éste mensaje con tus amigos y familiares. Abrazo fraterno para todos.

Pr. José Ángel Castilla

Haz que este articulo le llegue a más personas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top