No limites a Dios

Sólo alguien que sea anciano, con una esposa también entrada en años y estéril, puede entender lo que pasaba por la mente de Zacarías. Servía a Dios y deseaba ser padre, pero puso en duda y limitó el maravilloso poder del Señor, para glorificarse en el vientre de Elizabeth su esposa. A los incrédulos les cuesta abrazar y creer a las promesas de Dios. Hay momentos en que nos puede suceder lo mismo que le aconteció a éste hombre. Dios nos habla y muestra lo que va a hacer a favor nuestro, pero lo limitamos y anteponemos nuestras incredulidades, limitaciones, imposibles, gigantes y mil obstáculos, para llenarnos de razones en que todo eso junto, podrá ser mayor a lo que Dios dijo que haría. A Dios ni la vejez, o la escasez, la enfermedad y mucho menos la muerte misma lo podrán detener.

Cristo Jesús no lo pudo contener la muerte tampoco, al resucitar al tercer día. Zacarías pidió reconfirmación para creer en que ese imposible, podía superar la vida que estaba a punto de visitar el vientre de Elizabeth su esposa. Gabriel el ángel, le exhorta, recordándole quién era y qué presencia representaba. Él venía en el nombre del Señor y tuvo que reconocer y proclamar que era un mensajero de buenas noticias. Abre hoy tus oídos, para escuchar esas mismas palabras, en aquello que estás esperando que ocurra. Habla a tu circunstancia y dile que vendrán buenas noticias porque Dios intervendrá con un milagro a tu favor.


Renuncia a la incredulidad, dudas, incertidumbres y ansiedad. Cámbialas por la fe. Adora a Dios y cree que tu vida está en las manos del Señor. El tiene el control absoluto de todo. ¡Los imposibles sólo existen en la mente de un incrédulo! Recuerda que para Dios no hay nada imposible. Embarázate de milagros. Uno tiene tu nombre, tan sólo necesitas creerlo. Nunca olvides que Dios no ha terminado contigo. Suscríbete a este blog y recibirás notificación a tu correo electrónico, cada vez que suba una nueva entrada. Reenvía el enlace de ésta reflexión a tus amigos y familiares. Deja tu comentario al final del blog. Abrazo fraterno para todos.

Pr. José Ángel Castilla

Haz que este articulo le llegue a más personas

0 comentarios en “No limites a Dios”

  1. Amén, si el Señor lo prometió lo cumple, hay momentos que debemos creer esperanza contra esperanza y prepararnos para recibir lo prometido por nuestro Señor. Es como disfrutar el recorrido del viaje mientras que llegamos a destino.
    Feliz día Pastor, bendiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top